Fiesta en Honor al Señor y la Virgen del Milagro

El Señor del Milagro

El Señor del Milagro

El origen de las imagenes se remonta al año 1592, época en que el Obispo de Tucumán fray Francisco de Victoria concretara la donación al pueblo de Salta de la imagen de Cristo crucificado, cuyo destino sería la Iglesia Matriz de la ciudad. La llegada a tierras americanas de la imagen fue según los relatos auténticamente milagrosa.

En junio de 1592 la imagen llegó flotando en un cajón al puerto de El Callao, Perú, junto a otro que contenía una imagen de la virgen del Rosario destinada al convento de Sto. Domingo, en Córdoba. Jamás se supo qué embarcación las trajo desde España.

Desde Lima emprendieron viaje a su destino a lomo de mula y una vez en Salta, la imagen del Cristo fue depositada en la sacristía de la iglesia matriz y no fue objeto de veneración por espacio de cien años.

En el año 1692 la imagen de Inmaculada Concepción de María, que luego se llamaría Virgen del Milagro, se encontraba a tres metros de altura en un nicho del retablo del Altar Mayor. Cuenta la historia que aquel 13 de septiembre, después de los fuertes y reiterados temblores que destruyeron la ciudad de Esteco y fueron percibidos con singular intensidad en la ciudad de Salta, se encontró la imagen de la Inmaculada en el suelo sin que sufrieran daño su rostro y manos y según la tradición perdió los colores del rostro que quedó pardo y macilento. La imagen fue llevada a la casa del alcalde Bernardo Diez Zambrano donde se oró toda la noche. Al día siguiente, 14 de septiembre, se colocó la imagen, que todos querían venerar, en el exterior de la Iglesia Matriz donde continuaron los cambios de colores del rostro y fue entonces cuando muchos fieles comenzaron a llamarla “del Milagro”. Una nueva historia empezaba para esta sencilla imagen y para los salteños, que jamás abandonarían su culto y su devoción Según la tradición oral y el exhorto de Chávez y Abreu, el padre jesuita José Carrión recibe la revelación de que el Santo Cristo Crucificado de la Iglesia Matriz, que tenían sin devoción y sin sacarlo en procesión, habría perdonado a Salta a pedido y súplica de la Madre de Dios del Milagro. Los padres jesuitas recordaron al Santo Cristo y lo liberaron de su encierro; lo colocaron frente a la iglesia que la Compañía de Jesús tenía en el centro de la ciudad. La imagen fue sacada en procesión por los fieles salteños con el ruego de que cesaran los temblores, lo que finalmente ocurrió.

Así nace el Milagro de la conversión de un pueblo, desde el llanto a la esperanza y la penitencia.
Como todas las manifestaciones de amor en las Sagradas Escrituras, siempre se sella mediante un pacto, que constituye la Alianza. En Salta entre aquellos primeros hombres y mujeres y el Cristo y la Virgen se sello el Pacto de fidelidad; un pacto que nuestros antepasados, padres y nosotros año tras año renovamos: Señor, nosotros somos tuyos y tú eres nuestro

Lluvia de pétalos - Virgen del Milagro

Lluvia de pétalos - Virgen del Milagro

EL MILAGRO HOY

Esta práctica nunca se ha abandonado y las generaciones de salteños son fieles a esta renovación de vida que es el Milagro, que esta muy lejos de ser un espectáculo turístico y folclórico que se visita pero no se vive; en esta Fiesta impresiona el silencio contemplativo y el clima de oración de cada jornada, se vive el Milagro con una profunda piedad oracional.

La tarde del 15 de septiembre, al culminar la grandiosa procesión que congrega a mas de 250000 personas de Salta y todo el país, se renueva el Pacto de Fidelidad siguiendo la tradición desde 1692, cuando con nuestros labios decimos: Señor, tú eres nuestro, nosotros somos tuyos; Señora, tú eres nuestra y nosotros somos tuyos.

En la procesión pueden distinguirse pequeños grupos de peregrinos con Imágenes pequeñas; estos son pobladores del interior de la provincia que llegan a pie en procesión desde su lugar de origen trayendo sus Imágenes para participar. Las Imágenes parten desde la Iglesia Matriz hasta la intersección de dos calles (Paseo Güemes y Av. Irigoyen) en donde se renueva el Pacto de Fidelidad; luego regresan a la Iglesia Matriz y antes de entrar una lluvia de pétalos de claveles rojos, blancos y rosados cae desde el campanario al compás del repique de campanas de la Catedral; también la Sirena del Diario el Tribuno y los pañuelos blancos de los fieles despiden a las Imágenes.

Tags: , ,

Responder

Click for Ciudad de Salta, Argentina Forecast

Recibe nuestro Newsletter
Ingresa tu email:

Delivered by FeedBurner


Obtener Adobe Flash player